(para intis y manos)


Despedida
(Jorge Luis Borges)

Entre mi amor y yo han de levantarse trescientas noches como trescientas paredes y el mar será una magia entre nosotros.
No habrá sino recuerdos. Oh tardes merecidas por la pena, noches esperanzadas de mirarte, campos de mi camino, firmamento que estoy viendo y perdiendo... Definitiva como un mármol entristecerá tu ausencia otras tardes.

7 Comentario(s):
A las 8:36 a. m., Blogger Clarice Baricco dijo...

me he quedado sin ojos...se llevò mi vida...muriendo lentamente...
aguardando amaneceres.

 
A las 10:42 a. m., Blogger José Antonio Galloso dijo...

Pamela, hay en mi blog una invitación para ti, espero que aceptes.
Hoy me duele el corazón, cuán difícil es ser un hombre bueno.

 
A las 12:23 p. m., Blogger Clarice Baricco dijo...

Otro despertar pensando que no es despedida, sino que será siempre:

"Entre mi amor y yo han de levantarse trescientas noches como trescientas paredes y el mar será una magia entre nosotros".

Aún con esperanzas...aún todavía.

 
A las 4:20 p. m., Blogger José Antonio Galloso dijo...

El viento continúa soplando con su fuerza gentil. Infla las velas. La barca se mueve hacia el horizonte.

 
A las 5:11 p. m., Blogger Caronte el barquero dijo...

Urannia... ¿ese es el Cementerio General, no?
Si la respuesta es afirmativa, debo decir que este cementerio es el lugar al cual quiero llegar para descansar eternamente (¿podré hacerlo jejejeje?). Un lugar en que esa mezcla lúgubre, tenebrosa, artística y vegetal están a la orden del día.
Si la respuesta es negativa, debo decir que ese ángel o mujer en esa actitud me inspiran los secretos de la tumba y el silencio de la eternidad, a los cuales debemos algun dia llegar porque no somos dioses, aunque lo intentemos hacer, como Prometeo.
La muerte es una fuente inspiradora de nuestras vidas, e imagen sublime de la vida.
Sea como sea la foto y el texto se complementan magnificamente.
Saludos

 
A las 6:19 p. m., Blogger Pamela Albarracín dijo...

aay tantas cosas que nos mueve Borges, yo estoy en un viaje de reconciliación con él...
Gracias Calrices por venir y sentir estas fotografías, lo mismo para mi fiel amigo Jo que desde que te pedí que veas mi trabajo con la negrita no fallas y me das fuerza, gracias por el viaje en tu delicada barca, el viento sopla, las velas se abren...
OOOhhh mi querido Caronte el Barquero, pues no se equivoca tu ojo de perséfone cuando descubre aquel paraiso del silencio. Tengo historias preciosas robadas en un clic...ya vienen mas. Gracias por venir Caronte me gusta tu mirada.

 
A las 6:20 p. m., Blogger Pamela Albarracín dijo...

Jo
claro que acepto la invitación, ya voy, ya voy :)

 

Publicar un comentario

<< Home

Free Web Counter Junio 2008