Me alcanza

miércoles, septiembre 28, 2005




No había querido mirar a la adolescente que tocaba mi puerta cada cierto tiempo, con su cara de pena y sin deseos de nada. Estaba muy ocupada en lamentarme desde mi estadio. Mis fragmentos por todos lados, no quería unirlos, mejor verlos dispersos; peligrosos y brillantes. No podía escapar, pues en los sueños; entrometidos burlones, giraban los girasoles transformados en cuchillos y los perros negros con el hocico ensangrentado atacaban a la niña, que se volvía violenta y fuerte y los detrozaba desde su dolor convertido en pintura siniestra en la pared blanca.
No me molestes niña. Tu vida no es la mia, no me pases la cuenta, muere en tus miedos, mira a tu diablo y abraza tu penosa distancia. Come lo justo, alimentate de gritos y vuelve al frio, donde te estancas como en la arena y las piedras de tu refugio primero.
Te odié tanto... entrometida...niña linda de mis ojos, niña amante; objeto inexperto, que buscaste paz donde se agitaban las tinieblas. Buscaste destruirte y sustituirte, buscaste abandonarte y abrazarte, suplicaste sedienta y tus manos agrediste envenenando mi sangre...y estás en mi...y me hace daño tu espejo quebrado...no tienes forma...no te reconozco...solo te siento...entrometida...niña linda y mentirosa.

1 Comentario(s):
A las 4:50 a. m., Anonymous Anónimo dijo...

Sola en su cuarto de marmol azul, sueña una niña , hada del bosque princesa del sol..........a pesar de los espejos rotos, no la pierdas nunca.

 

Publicar un comentario

<< Home

Free Web Counter Junio 2008